viernes, 2 de diciembre de 2005

Palabra de Don Quijote

El miércoles pasado se presentó en la Casa de la Cultura de la ciudad de Guanajuato un pequeño libro --pequeño en tamaño mas no en condición-- producto de las inveteradas lecturas que ha realizado a lo largo de su ya larga vida el maestro Isauro Rionda Arreguín, mi señor padre. El opúsculo contiene una sustancial selección de frases y sentencias emitidas por algunos protagonistas de la gran novela cervantina, el ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, que inauguró la modernidad en la literatura castellana. La ocasión no podía ser más propicia ahora que estamos inmersos en la conmemoración de los 400 años de la edición de la primera parte, soberbia, de esa magnífica novela de aventuras. Guanajuato no se queda así sin aporte para esta evocación universal de la palabra.
Mi padre ha convertido a la lectura anual del Quijote en un hábito existencial, así como una presencia cotidiana en las charlas de familia. De su mano recibí tanto el primero como el más reciente de mis ejemplares de la obra, y debo a su entusiasmo cervantista gran parte de la definición de mi personalidad intelectual. Sus lecturas múltiples lo convocaron a iniciar una colección de aforismos que pronto se tradujo en este documento, hoy publicado por segunda vez. La primera compilación, publicada en 2001, fue comentada y criticada por los literatos Pedro Vázquez Nieto y Luis Palacios Hernández. Sus señalamientos fueron atendidos por el maestro Rionda y la nueva edición ve la luz ampliada en sus citaciones y mejorada sustancialmente en lo visual.
El profundo humanismo contenido en las abundantes sentencias que prodiga la obra es un retrato fiel del sentido común y la sabiduría popular que caracteriza a la cultura híbrida de la que formamos parte los hispanohablantes, incluyendo evidentemente a los inefables y contradictorios mexicanos de hoy en día. La estructura y el mensaje amplio de la obra cervantina es un dechado de amor por la humanidad; sin embargo, es a nivel de las pequeñas perlas que adornan las páginas en la voz de los actores concretos donde encontramos el entramado fino de la prudencia y la cordura –cordura, sí-- de don Quijote y sus adláteres. Las frases y juicios en boca del propio Cervantes, de Sancho, de Sansón Carrasco, del cabrero, del cautivo, de Teresa Panza, del caballero del Verde Gabán y de la Duquesa, trasminan profundos sentimientos de generosidad, piedad, bondad, solidaridad, comprensión, justicia, seso lúcido y ocasionalmente ironía, sarcasmo, sagacidad y crítica social aguda (v.gr. cuando Sancho dice: “detrás de la cruz está el diablo”).
Con la ojeada a esta entretenida colección de expresiones no se excusa la lectura de la novela original. Mas sin embargo será sin duda un gancho muy efectivo para atraer a los lectores morosos del Quijote, entre ellos nuestros políticos y empresarios, que no pueden presumir de mucha cultura ni tampoco afición a la lectura. Por eso es irónico que el gobierno federal haya repartido decenas de miles de ejemplares del Quijote entre los profesores de educación básica, cuando el propio presidente de la República no puede distinguir entre la preposición “a” de la forma verbal “ha”, tercera persona singular del auxiliar “haber”, como se evidenció en la sentencia que dejó escrita cuando visitó hace unos días una escuela secundaria que es reputada como la mejor del país.
La dirección de Cultura de la presidencia municipal de Guanajuato se ocupó de la publicación de esta selección, así como del cuidado de su hermosa edición, adornada con primor con ilustraciones del grabador clásico quijotesco Gustavo Doré. Desgraciadamente sólo se emitió medio millar de ejemplares, cuando evidentemente el cuadernillo merece un mayor tiraje. Ojalá que la compilación llame la atención de la secretaría de educación estatal –incluso la de la SEP— y que eventualmente se pudiera concretar un mayor tiraje, ya que su virtud principal es la de atraer –la habilidad de “encantar”, como dijo la profa Elba Esther a Madrazo— a lectores potenciales hacia la obra mayor cervantina. Por lo pronto, para aquello interesados en acceder a esta publicación del maestro Isauro Rionda, pueden bajarla del Internet, en la siguiente dirección: www.rionda.info/IRA_Quijote.pdf
Que les aproveche y la disfruten.
luis@rionda.info

No hay comentarios.: