martes, 2 de febrero de 2010

EVI, 3

EVI, 3



Publicado en el de Guanajuato, y en iGeTeO.
En 1983, cuando era gobernador Enrique Velasco Ibarra (EVI), la ciudad de Guanajuato sufrió un fuerte desabasto de agua potable, producto de una sequía que el gobernante calificó de “la peor en 25 años”. La población se organizó y reclamó fuertemente al gobierno del estado su aparente inacción en este rubro. EVI ordenó la construcción de un nuevo sistema que resolviera en definitiva ese problema mediante una batería de pozos ubicada en el rumbo de Puentecillas, desde donde se bombearía el líquido a través de tubería donada por PEMEX. En la misma ciudad se edificaron los estacionamientos del Hinojo y El Patrocinio, así como los túneles de Pozuelos-Embajadoras, calle Belaunzarán-Pozuelos y el de Juan Valle-San Luisito.

Aprovechando la nueva política federal de descentralización científica, el gobernador promovió que la entidad fuese receptora de distintos centros nacionales de investigación, como el de Matemáticas (CIMAT, 16 de abril de 1980), el de Geología y el de Óptica (CIO, 18 de abril de 1980), los dos primeros en Guanajuato y el tercero en León; el Centro de Estudios Tecnológicos Mexicano-Japonés en Celaya, y la Unidad Irapuato del CINVESTAV del IPN (octubre de 1981).
Fue época de vacas gordas para el Festival Internacional Cervantino. Doña Carmen Romano de López Portillo se ocupó personalmente de elevar la calidad gracias a fuertes inyecciones de recursos monetarios. El propio presidente López Portillo inauguró la octava y la novena ediciones, evidenciando la prioridad otorgada al evento.
Al mismo tiempo corrían rumores sobre la inminente separación del gobernador y su esposa Fides, antropóloga y muy aficionada a la vida social. Al concretarse su separación su hija del mismo nombre se hizo cargo de la conducción del DIF estatal.
EVI fue sensible a los íconos culturales locales. Lo hizo con una buena dosis de olfato político. Por ejemplo apoyó los festejos del 10º aniversario luctuoso del compositor José Alfredo Jiménez, promovidos por su familia y el ayuntamiento de Dolores Hidalgo. Así, se financió una escultura del divo elaborada por el artista José Luis Praxiteles Segoviano. Se inauguró el 23 de noviembre de 1983 en la glorieta de entrada de esa ciudad.
También en el ámbito cultural es de destacar el establecimiento de la televisora pública estatal. El gobierno federal tenía interés en regionalizar Televisión Rural de México, por lo que se firmó un acuerdo en diciembre de 1979. Un par de años después comenzó a funcionar TV Productora de Guanajuato, que pudo trasmitir en vivo el III Informe de Gobierno. Poco después nació la radiodifusora pública “La Voz de Guanajuato”. En abril de 1983 un decreto gubernamental formalizó Radio y Televisión de Guanajuato (RTG).
Pero también fueron frecuentes los enfrentamientos con la prensa independiente. Con el Diario de Irapuato, nacido en 1981 y dirigido por el combativo periodista Rafael Loret de Mola, hoy celebridad nacional, mantuvo un conflicto permanente que le llevó a retirar toda la publicidad oficial y provocar con el tiempo el quiebre de esa empresa. La imagen pública del gobernador sufrió un fuerte desgaste, al exponerse como represor de la libertad de prensa.
EVI enfrentó problemas con estudiantes, como los del Tecnológico de León que intentaron tomar las instalaciones. El empleo de las Fuerzas de Seguridad Pública del estado –la “Furia gris”- para controlar este tipo de movilizaciones, le produjo más desgaste ante el sector de izquierda de la opinión pública, que lo calificó de autoritario y represor.
Continuamos la próxima semana…

No hay comentarios.: