viernes, 12 de febrero de 2010

Informes universitarios, 1

Informes universitarios, 1



Publicado en Milenio de León.

iGeTeO.

Con el informe de labores rendido anteayer por el doctor Luis Felipe Guerrero Agripino, rector del Campus Guanajuato de la Universidad de Guanajuato (UG), se inicia el primer ciclo anual de informes que normativamente deben emitir los rectores de los cuatro campus regionales y el director del Colegio de Educación Media Superior. Deseo referirme en mis colaboraciones con este medio, aunque sea de forma breve, a cada uno de ellos dada la importancia que tiene esta casa de estudios, mi casa, para el futuro de nuestra entidad.
El Campus Guanajuato es el más grande de los cuatro en que se ha reorganizado la universidad pública más importante de la entidad. Su tamaño actual es un reflejo de la centralidad con la que se desarrolló la institución en sus primeros 64 años como universidad. Un 45.6% de la matrícula actual total de la UG se ubica en el campus de la capital del estado, y la misma es atendida por 52.5% del total de sus profesores de tiempo completo. Sus 7 mil 236 alumnos, más los mil 500 estudiantes preparatorianos que atiende el colegio de nivel medio superior, imbuyen un ambiente sensiblemente juvenil y universitario a una ciudad de 120 mil habitantes. Este tal vez es el más sutil y agradable atractivo de Guanajuato capital, una ciudad cuya viabilidad se vio amenazada en los años cuarenta del siglo pasado, y que pudo sobrevivir gracias a sus servicios educativos y a su actividad cultural. Ciudad y universidad han sido y seguirán siendo mutuamente necesarias, como lo destacó el Rector de Campus.
El Campus Guanajuato también concentra las mayores capacidades de investigación y de extensión cultural. Lo mismo puede decirse de los programas con calidad certificada, ya que casi el 90% de la matrícula de licenciatura estudia en carreras con certificación.
El Rector Guerrero Agripino pudo destacar los muchos avances sustantivos en el último año. Hay que considerar que él partió de una base académica sólida, que se ha consolidado desde hace tiempo en la ciudad capital. Pero de cualquier manera no fue fácil. Creo que el reto principal del Rector fue manejar los inevitables respingos que produjeron en su comunidad estos cambios tan profundos en la forma de organizarse y de asumir el nuevo esquema, que ha sufrido incomprensión al interior de una colectividad que no siempre se muestra con apertura.
El ejercicio de informar y rendir cuentas es connatural a la democracia como forma de gobierno y de concepción de vida. Sin esa práctica, la autoridad caería en usos viciados del poder y de los recursos puestos bajo su control. Las universidades soy hoy una de las entidades públicas mejor vigiladas del país, pues se les aplican políticas de calidad que demandan altos niveles de responsabilidad, evaluación permanente y concursos abiertos para acceder a posiciones, puestos de autoridad o diseño de inversiones. A veces se exagera en esos controles, pero se hacen necesarios cuando se trabaja con instituciones altamente sensibles para la sociedad, pues se constituyen en escaleras de ascenso en la estructura social.
Nuestra universidad está recibiendo apoyos sustantivos para sustentar su crecimiento. Los recursos se están invirtiendo en infraestructura, mejora de servicios de apoyo, modernización de procesos y desarrollo de la planta docente y de investigación. Pero todos los recursos se han asignado luego de que la institución ha podido evidenciar que se les da un uso potenciador; es decir que no se gastan, sino que se invierten.
La ciudad de Guanajuato y su campus universitario seguirán conteniendo las mejores capacidades de la universidad pública. Pero a diferencia del anterior modelo, ahora con los campus se ha permitido diversificar mucho sus frentes por la calidad. Los campus pueden complementarse y coordinarse, pero en secreto sabemos que su mayor apuesta está dirigida a fomentar la competencia entre ellos. Y la competencia, tanto en educación como en economía, es la fuente de todo progreso, toda calidad y toda excelencia.
Felicidades a los colegas y amigos del Campus Guanajuato. Su informe, el del doctor Luis Felipe, marca una pauta a seguir en los otros espacios de la UG. Yo, por lo pronto, le envío al joven doctor en derecho un abrazo afectuoso, y al lector una invitación para que nos acompañe y se interese en el informe anual de nuestro Rector del Campus León, el doctor José Luis Lucio, este día 25 a las 12.00 en el auditorio Jorge Ibargüengoitia del Foro Cultural Guanajuato.


No hay comentarios.: