martes, 9 de febrero de 2010

EVI, 4

EVI, 4

Publicado en el de Guanajuato.
iGeTeO.
Es posible que el gobernador Enrique Velasco Ibarra (EVI, 1979-1984) haya sido afectado por la política de “renovación moral” que impulsó el presidente De la Madrid. Se conocía la abundancia de bienes con que contaba el exsecretario particular del expresidente López Portillo: casa en el DF, casa en Acapulco, rancho en Veracruz... El periodista Salvador Armendáriz Rocha recordó en una nota publicada el 13 de abril de 2006 lo siguiente:
“(…) siendo Presidente de la República José López Portillo, su Secretario Particular Enrique Velasco Ibarra (1976-1978) tenía ganas de comprar un rancho en Veracruz. (…) Un empleado le dijo que tenía un joven amigo dueño de ranchos en Acayucan, Ver. que con gusto le ofrecía uno muy bueno, a un precio de regalo. Sin pensarlo más, Don Enrique -que era muy firme en sus decisiones- se trasladó un fin de semana a Veracruz para conocer la finca, que le pareció compatible al estatus de Secretario Particular de un presidente poderoso y magnánimo como era Don Pepe. Se trataba de una finca de riego, con una bella residencia; habría que hacer adaptaciones (aeropista, helipuerto, casa para el servicio, telecomunicaciones, telecable, salón de eventos, canchas de tenis, tractores, caballerizas, caballos, ganado de engorda, pollos, patos, gallinas, cabras y vacas para tomarse de vez en vez un buen vaso de leche fresca). El rancho estaba a la medida de Velasco Ibarra. ¿Cuánto cuesta el rancho? Preguntó Don Enrique; es un precio de regalo le contestó el joven ayudante. Comprémoslo le dijo a su empleado y encárgate de los arreglos para que se empiecen los trabajos, construcciones y compras, de inmediato. El ayudante de Velasco Ibarra le comentó en el viaje de regreso al Distrito Federal, que lo único que tendría que hacer, para pagar el rancho y arreglarlo, sería nombrar a un nuevo gerente de Banrural en Acayucan, Ver. con indicaciones precisas para que atendiera con prioridad y la diligencia del caso, las solicitudes de crédito del dueño del rancho Cirilo Vázquez Lagunes, y que del mismo cuero, saldrían las correas.
“Sobra decir que el lunes siguiente estaban cambiando al gerente de Banrural de Acayucan en turno y en su lugar fue nombrado el recomendado de Cirilo, quien de inmediato se hizo cargo de los trabajos ordenados por Velasco Ibarra, con cargo a préstamos que obtenía del Banrural para numerosos grupos de prestanombres, principalmente ejidatarios.”
La versión parece admisible si se cruza con otros testimonios. Por ejemplo, la viuda del capitán Álvaro Sánchez y Jiménez, piloto del avión siniestrado donde viajaba el secretario de Gobernación Camilo Mouriño el 4 de noviembre de 2008, recordaba que su esposo
“(…) llevaba, como piloto de Banrural que fue durante casi 15 años, cada fin de semana al secretario particular de José López Portillo, Enrique Velasco Ibarra, a su rancho en Veracruz.” (Nota de Katia D´ Artigues, “Campos Elíseos”, El Universal, 23 de noviembre de 2008).
Durante el mes de mayo de 1984 corrieron rumores de que el gobernador Velasco Ibarra dejaría su cargo debido a posibles malos manejos en su administración. La federación envió auditores que analizaron pormenorizadamente las cuentas del gobierno estatal. Se encontraron varias irregularidades, entre las que destacaba las importantes cuentas bancarias por más de 20 mil millones de pesos que mantenía la administración local, sin un fin formal específico. En los corrillos políticos se dijo que se trataba de recursos para financiar la campaña electoral del tesorero Raúl Robles, quien aspiraba a suceder a EVI con el apoyo de los grupos económicos y políticos locales, y evitar así la imposición de un candidato priísta foráneo. El tesorero fue cesado y encarcelado bajo la acusación de haber dispuesto indebidamente de fondos públicos.
Continuaremos la próxima semana…

No hay comentarios.: