viernes, 25 de junio de 2021

Derechos políticos de los migrantes: un nuevo logro

Por: © Luis Miguel Rionda ©

Publicado en:
ZonaFranca.mx Milenio León
http://15diario.com/
eslocotidiano.com

Quiero compartir una buena noticia con los guanajuatenses que viven en el extranjero, particularmente en los Estados Unidos. El martes 22 de junio pasado, el pleno del Tribunal Electoral del Estado de Guanajuato (TEEG) aprobó el proyecto de sentencia que presentó la magistrada ponente Dolores López Loza, sobre el juicio de protección de los derechos políticos del ciudadano 211/2021 que interpuso Juan José Corrales Gómez, en su calidad de presidente de la asociación civil Fuerza Migrante, en tono a la necesidad de reconocer y ampliar los derechos de representación política de una amplia población que calculamos en alrededor de un millón de ciudadanos guanajuatenses de pleno derecho que habitan fuera de las fronteras nacionales. 

La sentencia revoca el acuerdo CGIEEG/264/2021 emitido por el Consejo General de Instituto Electoral del Estado de Guanajuato (IEEG), en el que éste expresó su respuesta negativa tajante a la solicitud interpuesta por el mismo ciudadano, que demandó la implementación de acciones afirmativas por parte de ese órgano electoral local para contar con diputaciones migrantes en el Congreso del Estado de Guanajuato.

La sentencia vincula al consejo a “realizar un análisis sobre la viabilidad de emitir medidas afirmativas en favor de la comunidad migrante de Guanajuato radicada en el extranjero para contar con diputaciones con dicha calidad en el Congreso del Estado para el próximo proceso electoral.” Para la realización de este estudio, el TEEG otorga hasta 90 días a partir del fin del actual proceso electoral.

El 24 de agosto de 2020 diversas asociaciones solicitaron al IEEG que reglamentara y emitiera acciones afirmativas sobre esta materia. El 27 de septiembre el Consejo General respondió negativamente. Yo, como consejero electoral que era, presenté un voto concurrente donde propuse que el tema se continuara analizando y que se integrara una mesa interinstitucional, junto con el Congreso local, para no cerrar la puerta con un azotón. No fui apoyado.

El 18 de marzo de este año Fuerza Migrante insistió en el tema, basándose en la sentencia SUP-RAP-21/2021 del 24 de febrero de la sala superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que ordenó al INE emitir acciones afirmativas en el ámbito federal. Inopinadamente el 31 de marzo el presidente del IEEG contestó la nueva petición con un oficio simple reiterando la negativa. Recusamos la respuesta con el JPDC-44/2021 y el TEEG ordenó al Consejo General a dar respuesta, por lo que el 26 de mayo éste emitió su acuerdo CGIEEG/264/2021, porfiando en su negativa.

El 7 de junio presentamos en línea ante el TEEG el JPDC-211/2021, motivo de la respuesta positiva aquí reseñada. Solicitamos que el tribunal vinculara al IEEG y al Congreso del Estado a normar en la materia, a la manera como se hizo antes con la población indígena mediante la sentencia TEEG-JPDC-84/2018 del 15 de agosto de ese año. En esta ocasión el tribunal sólo vinculó al IEEG, pero no al Congreso. Sin embargo, el magistrado presidente Gerardo Arzola presentó un voto concurrente donde explica: “veo conveniente que deba vincularse al órgano legislativo local a fin de que, al igual que el Consejo General del Instituto electoral local, realice sus trabajos, estudios, debates y demás tareas que el proceso legislativo exige para que con plenitud de facultades resuelve si es o no menester emitir legislación respecto al tema que os ocupa de las diputaciones migrantes.”

Los cientos de miles de paisanos que se vieron obligados a emigrar por la necesidad económica, y que aportan más de cuatro mil millones de dólares anuales a las economías domésticas y comunitarias en los municipios de Guanajuato, no tienen derecho a una representación política efectiva a nivel local. La legislación nacional les permite emitir su voto por la presidencia y por los senadores de la república desde 1998. A partir de 2014 en algunos estados pueden votar en la renovación de sus gubernaturas. Pero no así por las autoridades ejecutivas y legislativas locales. En la práctica eso los deja sin representación en el ámbito que más les interesa participar: a nivel de sus distritos, municipios y comunidades.

En la jornada electoral del 6 de junio pasado, los chilangos y jaliscienses en el extranjero pudieron votar por la selección de un diputado específico que los represente. De esta manera los paisanos tendrán una voz en los legislativos locales, resaltando las demandas y aspiraciones de un sector de la población ausente en lo físico, pero no así en la querencia y el compromiso con sus familias y congéneres en su matria.

Dentro de la larga brega por el reconocimiento de la plenitud de los derechos políticos de las poblaciones ausentes esta ha sido una pequeña victoria, pero de gran significación. Son ya treinta años de buscar este objetivo, que se traduce en una ampliación más de los derechos humanos, haciendo posible el principio de progresividad en la construcción de un nuevo concepto de ciudadanía, más inclusiva y global.


viernes, 11 de junio de 2021

Elecciones 2021: todos ganan

Por: © Luis Miguel Rionda ©

Publicado en:
ZonaFranca.mx Milenio León
http://15diario.com/
eslocotidiano.com

El miércoles 9 de junio se realizaron los cómputos distritales y municipales de las elecciones realizadas el domingo 6. El siguiente domingo se verificaron los cómputos estatales en las 15 entidades con elección para gubernaturas.

La buena noticia es que nadie ganó todo ni perdió todo. Pero eso no quiere decir que las cosas se mantuvieron como antes. La polarización discursiva impulsada por la 4T y sus rivales no tuvo efectos disuasivos sobre el electorado: el 52.7% de los mexicanos acudió a votar, lo que fue un récord para unas elecciones intermedias. En 2015 la cifra nacional había sido del 47.7%; en 2009 fue de 44.8% y en 2003 de 41.3%. Aunque vale la pena recordar que, en 1997 –cuando el PRI perdió el control sobre el legislativo– el 57.7% de la lista votó, y en 1991, con padrón electoral nuevecito, lo hizo el 66%. Para un país donde el voto no es obligatorio –formalmente sí lo es, pues lo ordena la Constitución en su artículo 36 fracción III–, es un gran mérito que más de la mitad de sus ciudadanos acudan sin coacción alguna a manifestar sus preferencias políticas. Es un vaso medio lleno.

El gran ganador de este proceso electoral fue sin duda el Instituto Nacional Electoral (INE), así como los organismos electorales locales, todos ellos amenazados de desaparición por los caudillos de la 4T, incluyendo el presidente de la república. Su excelente desempeño técnico despejó esos nubarrones. Los mecanismos de información previa, como el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) y los conteos rápidos, funcionaron a la perfección –excepto en Guerrero y otras entidades con organismos locales muy castigados en lo presupuestal–, y reforzaron la certidumbre y la confianza ciudadanas. Un millón 465 mil ciudadanos colaboraron en las casi 163 mil casillas instaladas en el país. ¡Sólo 32 no pudieron instalarse! Ello por la resistencia de pobladores en comunidades de usos y costumbres, o acosadas por la violencia.

Morena y sus aliados consolidan presencia territorial nacional, al hacerse de once gubernaturas de las quince en disputa. Pero no pudo preservar seis alcaldías clave de la Ciudad de México. Sólo conservó siete de las 16. La coalición Va por México y el partido Movimiento Ciudadano no avanzaron demasiado en la Cámara de Diputados federal, pero se convirtieron en factor real de oposición, que será muy importante para imponer un dique a las pretensiones centralizadoras y radicales del programa de largo plazo de la 4T, que parecían llevar hacia un modelo autoritario basado en una concepción clasista y sectaria del poder público. Las dos coaliciones lograron números cercanos en sus votos: Va por México (PAN, PRI y PRD) sumó 39.7%, y Juntos Haremos Historia (Morena, PT y PVEM) un 42.8%. El resto de los 49 millones 107 mil 9 votos (17.5%) se repartió entre el MC, los tres partidos que no lograron superar el 3% de votación, los nulos y los candidatos no registrados.

El INE sometió a recuento a casi el 60% de los paquetes electorales integrados en las casillas. En 11 de los 300 distritos se fueron a recuento total. Tal vez se exageró, pero sin duda esta medida –agotadora para los consejos distritales– aportó más certidumbre sobre los resultados. El propio presidente López Obrador debió reconocer que estas elecciones fueron libres y justas, “no como antes” (¡!). En Guanajuato, mi estado, fue el caso del distrito 10 de Uriangato.


A nivel local la situación fue variopinta. En Guanajuato, el IEEG estuvo a punto de descarrilar por sus problemas de coordinación de procesos clave como el registro y seguimiento de las candidaturas. Con todo, sus 68 consejos funcionaron bien y sólo tres municipios requirieron recuentos por las pequeñas diferencias en los resultados del primer y segundo lugares: Santiago Maravatío (27 votos del independiente sobre el candidato del PRI-PRD), Huanímaro (271 votos del candidato Verde sobre el de Morena) y Silao (280 votos del candidato de Morena sobre el del PAN). El mapa político se volvió a redefinir, ahora con 18 alternancias en 46 municipios, pero lejos de las 24 alternancias de 2018 y las 33 de 2015.

El PAN pasó de gobernar 25 municipios a 22, pero con trece perdidos y diez ganados, entre ellos cuatro que gobernaba Morena. El PRI se movió de once a diez, ocho ganados en coalición con el PRD. Morena mantuvo Salamanca –su plaza fuerte gracias a los petroleros–, y logró Doctor Mora y el industrial Silao, pero va a dejar de gobernar en Acámbaro, Apaseo el Alto, Comonfort y San José Iturbide. El PRD triunfa en dos municipios que no gobernaba antes: Tierra Blanca y Xichú. Movimiento Ciudadano conquistó Pueblo Nuevo –con la dinastía Solórzano– y Moroleón ¬–con la hija de la candidata asesinada Alma Rosa Barragán–. Nueva Alianza conserva Villagrán. RSP logra Jaral del Progreso y San Diego de la Unión. Y un independiente en Santiago Maravatío.

En cuanto a la constitución de la nueva LXV Legislatura local, según el PREP el PAN confirmó e incluso amplió su carácter hegemónico al ganar 21 de los 22 distritos con el 41.8% de los votos, contra 22.7% de Morena, 10.3% del PRI-PRD, 3.7% del PRI, 4.6% del PVEM y 4.5% de MC. Morena ganó el distrito 14 de Salamanca con el 35.8% de los votos, contra 32.7% del PAN. En el Congreso local el PAN contará con sus 21 diputados de mayoría, sin ninguna posición de representación proporcional (RP). Como segunda fuerza encontrará a Morena con su curul de mayoría y seis de RP. Posiblemente otras cuatro diputaciones se asignarán al PRI, dos al PVEM y dos a MC, para completar las 36 curules. El PAN sumó 800 mil 445 votos del millón 914 mil 182 votos contabilizados en el PREP.

La micropolítica pone en evidencia el mosaico que es en realidad México…


viernes, 4 de junio de 2021

Tres días de paz

Tres días de paz

Por: © Luis Miguel Rionda ©

Publicado en:
ZonaFranca.mx Milenio León
http://15diario.com/
eslocotidiano.com

A partir de las 00:00 horas del jueves 3 de junio entramos al periodo de 72 horas previas a la jornada electoral del domingo 6, que la ley prevé para introducir un ejercicio de reflexión ciudadana sobre las ofertas políticas que se recibieron por parte de candidatos y partidos, para atraer la preferencia que se expresará sobre la boleta electoral. Este “silencio” afecta no sólo a los partidos y candidatos, sino también a los gobiernos, a los medios de comunicación, a las encuestadoras y demás agentes interesados.

Es evidente que este silencio obligado incomoda a los actores de la escena pública, pues la captura de votos mediante la propaganda machacona y vacua basa su éxito en la reiteración de miles de mensajes simplones, imágenes atractivas, bailes salseros y jingles o sonsonetes pegajosos. La política como mercado placero, basada en el show mediático que resalta los envoltorios sobre los contenidos. La candidata o el candidato es el producto perecedero que hay que colocar ante una audiencia a la que se juzga poco demandante y de deseos primarios, nacidos de los impulsos reptilianos que privilegian los sentidos, y se olvidan del pensamiento abstracto, propio del ciudadano con formación política.

Sin duda la norma electoral mexicana es sabia al demandar un espacio de silencio reparador antes de la cita ante las urnas. Puede servir de desintoxicación para nuestro juicio personal, tan vapuleado por los anuncios, las descalificaciones, las mentiras y la violencia verbal. En esto concedo a nuestro modelo electoral el gran mérito de aplacar los ánimos antes de la toma de decisión por parte del sufragista.

En otros países, como en Estados Unidos, Gran Bretaña, Japón y muchos otros, no existe este periodo reflexivo. En la propia jornada, a pie de las casillas o centros de votación, puede uno encontrarse con cuadrillas de partidarios que publicitan a sus favoritos ante electores aún dudosos. Pero eso es posible por la civilidad de sus manifestaciones, y también por la existencia de métodos alternos de votación, como el voto por adelantado –vía postal o electrónica–, el voto en ausencia, el voto desde el extranjero, etcétera.

El clima preelectoral en México se ha convertido en terreno minado por la violencia criminal. El tono fuertemente belicoso de gran parte de las campañas también ha añadido tintes de miedo. Ser candidato o candidata en México es una vocación de alto riesgo, como lo hemos experimentado a lo largo de este proceso electoral. La consultora Integralia contabilizó desde septiembre hasta el 10 de mayo pasado 169 incidentes de violencia política, con 143 víctimas mortales, entre ellos 26 aspirantes a elección popular. El 18 de mayo ya sumaban 32, según la secretaría de Gobernación. Todavía no ocurría el asesinato artero de Alma Barragán en Moroleón el 26 de mayo.

Ante esta sinrazón, esta locura violenta, México hace bien en apagar las estridencias por tres días, con el fin de dar paso al pensamiento. La política se inventó para dar cauce a los conflictos entre los intereses públicos encontrados, y evitar la violencia. Es urgente volver a la racionalidad, y acudir a las urnas en masa, para en ellas expresar nuestra molestia, nuestras cuitas, pero en paz…